MUJERES IDEALES EN EL SAGRADO QUR’AN.

El Qur’an tiene mucho que decir sobre las mujeres y a las mujeres. Una Surah (capítulo en el Sagrado Qur’an), se titula "Mujeres", otro lleva el nombre de Maryam (María), la madre del Profeta Jesús (Paz sea con él).

 

Ejemplos de mujeres creyentes en el Sagrado Qur’an:

 

El Sagrado Qur’an nos presenta a algunas mujeres monoteístas y pide a todos los seres humanos seguirlas y tomarlas corno ejemplo. Tenemos allí a Sarah, esposa del Profeta Abraham (Aleihi Salam). El Sagrado Qur’an cuando se refiere a ellos afirma que, de la misma manera que Abraham (Aleihi Salam) tenía el don de poder percibir lo invisible y comunicarse con el mundo angelical, su esposa Sarah, también tenía este don. Cuando los ángeles, enviados de Allah, descendieron para albriciarles la llegada de un hijo (cuando Abraham tenía 120 años y Sarah 90 años), Sarah sorprendida habló a los ángeles:

 

« Dijo: '¡ay de mí! ¡Concebir yo, que soy una anciana y éste, mi marido, un anciano! Por cierto que esto es algo asombroso "Le dijeron: ¿Acaso te asombrarías del designio de Allah? Pues sabe, que la misericordia de Allah y sus bendiciones os amparan ¡Oh descendientes de la Casa Profética! Porque Él es Loable Glorioso » (Qur’an 11:72-73)

 

El segundo ejemplo es la madre del Profeta Moisés Aleihi Salam que también es mencionada en el Sagrado Qur’an y muy elogiada.

 

Ella había alcanzado un grado tan elevado de espiritualidad que recibía también la inspiración divina:

 

«E inspiramos a la madre de Moisés: "¡Amamántale, y si temes por él échale en el mar, y no temas ni te aflijas porque te lo devolveremos y le nombraremos uno de los apóstoles!». (Qur’an 28:7)

 

El siguiente ejemplo que cita el Qur’an es María, madre del Profeta Jesús (Aleihi Salam) que es presentada como modelo para la humanidad no sólo para las mujeres. María era poseedora de una jerarquía espiritual tan elevada que, en ocasiones, superaba al de algunos profetas. María, repetidas veces recibió comida celestial.

 

Haciendo un estudio de la vida de María llegarnos a cuatro conclusiones:

 

1. Su elevada jerarquía espiritual.

2. La igualdad del hombre y la mujer para alcanzar grados elevados de espiritualidad.

3. Su tolerancia y su fuerza interior frente a aquéllos que la acusaban.

4. La superioridad de su rango respecto a muchos hombres de su época. (Qur’an 3:45)

 

Otra de las mujeres que el Qur’an presenta como ejemplo para los creyentes es Asia, esposa de Faraón.

 

A pesar de haberse encontrado en un ambiente ateo fue una de las primeras personas que creyó en la Profecía de Moisés. Naturalmente, Faraón, no toleró ello y trató por todos los medios de conseguir que renunciara a su fe, Al verse fracasado en su intento, la torturó hasta martirizarla.

 

Dice el Qur’an al respecto:

 

«Y Dios ejemplifica a los creyentes con la mujer del Faraón, cuando dijo! ¡Oh, Señor mío! ¡Constrúyeme junto a Ti una morada, en el paraíso, y sálvame del faraón y de sus fechorías y sálvame de los inicuos?» (Qur’an 66:11)

 

Finalmente recordamos que haciendo un estudio de la historia llegamos a conocer el rol primordial de la mujer en las grandes religiones y en la consolidación de las mismas

 

Observamos la ardiente lucha de la mujer contra el despotismo faraónico en época del Profeta Moisés Aleihi Salam.

 

Hubo tres mujeres que se encargaron del desarrollo y educación del Profeta Moisés Aleihi Salam, su madre, su hermana y la mujer de Faraón. Ellas tres; lucharon contra la agobiante situación política de aquella época hasta poder conseguir el triunfo del Profeta Moisés Aleihi Salam.

 

Esta historia se encuentra bellamente relatada en el Sagrado Qur’an.

 

En el Cristianismo vemos a la Virgen María que fue la merecedora de traer al mundo a un Profeta, quien podía comunicarse naturalmente a través de la palabra con los ángeles y quien luchó junto al Profeta Jesús Aleihi Salam, contra los tiranos de entonces.

 

Estudiando la última de las religiones monoteístas, el Islam, observarnos el gran sacrificio y lucha de Khadija, la esposa del Profeta Muhammad Sallalahu Aleihi Wa Salam, de Fátima, su hija, y de algunas otras mujeres creyentes, quienes ofrecieron sus vidas, su bienes, sus hijos y todo lo que tenían en pro del avance del Islam.

 

Fuente: www.islamenlinea.com

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar